Empresa

La empresa está ubicada en Caxias do Sul, en una región conocida como Serra Gaucha, donde la producción de muebles es una herencia dejada por los inmigrantes europeos. Responsable por la creación de piezas reconocidas mundialmente, Saccaro está presente en todas las regiones de Brasil y exporta a varios países en todos los continentes. Saccaro ofrece experiencias y muebles de alta gama a aquellos que reconocen el valor de la artesanía.

SACCARO 70 años de historia

“Todas las cosas tienen significado. El significado que tienen depende de la afección que tenemos por ellas. Creo que el amor es lo que aporta significado a la vida y a todo lo que se hace. Saccaro está fundado en ese sentimiento y eso no lo puedo negar. Es algo más grande que nosotros mismos. Es algo que impulsa, que hace con que sigamos adelante y busquemos la felicidad. Saccaro es más que un sueño. Saccaro es mi esencia, es lo que soy.” Albino Saccaro, fundador.

Las soluciones para ambientes y proyectos corporativos. Los mejores resorts, hoteles, apartamentos, oficinas, restaurantes y clubes en el país ganan aún más belleza y sofisticación con los productos y accesorios de la marca.

Desde 1985 la empresa promueve alianzas con arquitectos, diseñadores y artistas. Esas alianzas han resultado en muebles bellos, funcionales y singulares que traducen la combinación del talento con la artesanía. Al apostar por el talento e inspiración de esos conocidos profesionales, Saccaro contribuye, desde hace tres décadas, con el Design brasileño.

A la medida en que Saccaro dejaba de fabricar cestas de mimbre y pasaba a la creación de piezas con diseño autoral, la tecnología avanzaba. La empresa sabe, sin embargo, que el talento sigue dónde siempre ha estado: en las personas. La historia completa de esa trayectoria la podrás encontrar en el libro Saccaro: 70 años de historia. Haz clic aquí.

ACERCA DEL LIBRO

RESPONSABILIDAD SOCIAL

La preservación ambiental y las acciones socialmente responsables son prácticas constantes en Saccaro. A través de la generación reducida de residuos, de la correcta destinación y reciclaje de los rechazos industriales, del tratamiento de los efluentes y de mejoras en el proceso industrial, la empresa busca minimizar su impacto sobre el ambiente. Saccaro posee licencia de operación otorgada por FEPAM, la fundación regional de protección ambiental y está registrada bajo IBAMA, el instituto brasileño del medio ambiente y recursos naturales renovables. La empresa exige, además, que todos sus proveedores presenten los mismos certificados y que comprueben el origen de la materia prima. El cuidado que tiene Saccaro con el medio ambiente es el mismo que tiene con su gente. A lo largo de su historia la empresa ha sido completamente responsable y comprometida con el bienestar de las personas, lo que explica las grandes inversiones en la seguridad, calidad de vida y desarrollo de sus profesionales.